Días veinticuatro y veinticinco: ¡Qué miedo la normalidad!

| Autor(a): Éfrin González |


Ayer 6 de abril de 2020 la Primera Ministra Mette Frederiksen ha anunciado que debido al problema que implica que los niños estén en casa de cara al trabajo de los padres, los colegios serán abiertos para niños pequeños. Ésto, por supuesto, ha causado muchas reacciones, al punto que la gente ha dicho que “sus hijos no son animales de prueba”.

A pesar de la preocupación por mantener la economía, la gente se ha manifestado a favor del encierro, ya que el riesgo de contagio es muy alto. En definitiva se trata de generar inmunidad de grupo, como lo han estado probando otros países con cierto éxito. Sin embargo, en Dinamarca, la gente no ve por qué deban poner en riesgo a los hijos.

El nivel de impuesto en Dinamarca es altísimo (36% es el mínimo para personal y 22% para empresas) y la gente sabe que ha pagado por tener salud de alta calidad. El seguro de trabajo también se paga cada mes, por lo cual la gente no dudará en hacer uso de ello. Mientras tanto las labores continúan desde casa de manera remota, aunque los niños interrumpan mucho y el trabajo sea lento. La carga es doble y la pasciencia mengua.

Por otro lado, en Reino Unido el último caso de relevancia es sobre el Primer Ministro Boris Johnson, quien ha sido internado en un centro de cuidados intensivos por contagio de COVID-19. Se supone que no necesita respiración asistida, aunque le han aplicado oxígeno. El contagio a altos funcionarios de la política hace sentir lo delicada de la situación y lo frágiles que somos antes un escenario pandémico.

Y en América Latina, Argentina ha sido declarada en Default. El país ha ido sufriendo un colapso económico desde ya varias décadas, pero ahora la situación ha llegado al extremo. El estado de default significa que el estado no puede pagar su deuda externa, lo cual implica una serie de presiones para el pago, lo que creariá una crisis económica en varios frentes del país.

En fin, no solo el Coronavirus nos tiene sometidos, sino la historia de siempre en las corruptelas latinoamericanas y mundiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s