Día dieciséis: sol y frío, agridulce.

| Autor(a): Éfrin González |


Hoy cambianos a horario de verano, así que tuvimos que mover los relojes a una hora más tarde. El día estuvo soleado pero frío y para nada se corresponde a la falsa esperanza que cronos instala en estos demacrados espíritus en cuarentena.

En relación al COVID-19 se sabe que Rusia reaccionó lentamente a las pruebas y no dio mucha información sobre el tema. En poco más de una semana los números han subido muchísimo. Putin confía demasiado en su intuición.

En los Estados Unidos ya hay más casos que en China al día de hoy y sigue en aumento. Se estima que la cantidad de enfermos crecerá exponencialmente, y hasta están haciendo morges temporales para atender la peste. La gente está asustada de ver los depósitos mortuorios.

 Tal parece que la naturaleza está agradeciendo la despoblación temporal. Los animales están tomando los espacios que los humanos usan a diario. La vegetación habla de su tranquilidad y las aguas dan destellos de claridad en algunos lugares. Tal parece que no todas las noticias son malas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s