Día uno: ¡Vamos a morir!

| Autor(a): Éfrin González |


(Post potencialmente especulativo y mamerto)

En las esquinas de la civilización postmoderna se encuentra la microbiología, tirada en la banquetas completamente ebria, desesperada y ya sin ánimos de nada. Ha perdido la batalla contra la humanidad. Son los homosapiens quienes le han derrotado y usadole como una ramera, le han follado y desgranado la flor. La microbiología está ahí, sedienta, ultrajada y sometida a la verguenza de haberse emborrachado como un cerdo entre la mierda. <<¿Acaso había otra opción?>> aunque los organismos tengan su selección natural, un instrumento científico debería servir para aumentar la comprensión, como en verdad sucede, con la diferencia que es la razón para destruir quien ha operado en relación al corona virus y a una potencial guerra de viruses.

A este fecha, día 14 de marzo del 2020, Dinamarca, país donde resido desde hace una década, ha vivido varias oleadas de migraciones humanas de varias partes del mundo. Es un país pequeño en dimensiones, con cierta irrelevancia cultural en el mundo, pero un gran ejemplo política y de manejo de las arcas públicas. En realidad es un atributo escandinavo el nivel de corrupción baja. Esta situación hace pensar a los escandinavos que son una población envidiable y hasta cierto punto intocable. Nada menos cierto cuando se trata del coronavirus. Hoy las fronteras fueron cerradas y la mayoria de vuelos han sido cancelados debido al avance del Coronaviruset (COVID-19). El sistema de salud, aunque bastante nutrido, se ve en la necesidad de hacer un llamado para que las personas con alguna capacidad en el área médica apoyen en los centro de salud.

Hace tres días, el 11 de marzo de 2020, La Primera Ministra decidió poner en cuarentena al país y simplemente todo ha colapsado. No son tantos los casos registrados, pero la gente ha tenido un ataque de pánico, lo que ha hecho que los supermercados se vean conquistados por hordas de gente en busca de papel toilet y algo de comida. Yo estaba fuera del país cuando vi las noticias. Sin embargo, al volver anteayer por la tarde al país me fui a un supermercado más cercano y si había abastos, aunque el pan había sido devorado por completo. Supongo que hubo un momento de preocupación y hasta terror en una situación casi de guerra. No dudo que la gente pensó ¡Vamos a morir!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s